Preguntas frecuentes

Básicamente tenemos 3 grandes grupos en los que podemos dividir su aplicación:

Exterior de estructuras metálicas enterradas: tuberías, pozos, depósitos,..

Exterior de estructuras metálicas sumergidas (agua dulce o agua de mar): bombas, pilotes, filtros,…

Interior de estructuras metálicas en contacto con fluidos acuosos: interior de tanques, acumuladores y depósitos de agua caliente sanitaria (ACS), tuberías,…

Si quieres saber más sobre aplicaciones concretas pincha aquí. (Linkar a la parte final de la sección servicios donde están las apliaciones)

Sirve tanto para estructuras metálicas desnudas, como con revestimiento. Es recomendable que la estructura esté pintada porque hay doble protección contra la corrosión y el coste en protección catódica será menor.

Error. La Protección Catódica es un método activo de prevención contra la corrosión, ya que las pinturas y revestimientos (pasivos) se deterioran con el tiempo.

No. La Protección Catódica mantiene la estructura tal y como está en el momento de su aplicación, por eso es muy recomendable instalarlo cuando la estructura es nueva.

La Protección Catódica es un método de prevención contra la corrosión. La prevención es la clave en la lucha contra la corrosión, para evitar costes imprevistos y que las instalaciones se mantengan en buen estado durante mucho más tiempo.

Error. La Protección Catódica supone una inversión inicial de un 2 ó 5% del coste del proyecto y garantiza una protección contra la corrosión por más de 20 ó 25 años.

No. La Protección Catódica necesita de un electrolito conductor (terreno o agua) para su correcto funcionamiento.

La única forma de protección contra la corrosión atmosférica es con un revestimiento o pintura.

No. Un ambiente, por muy húmedo que sea, no es un medio continuo conductor para que funcione la protección catódica. Solo se puede recurrir a recubrimientos o pinturas.

No. La Protección Catódica sirve para la protección de estructuras metálicas enterradas o en contacto directo con agua.

Sí se pueden proteger, por ejemplo, válvulas o juntas metálicas entre tuberías de material plástico.

El plástico es un material muy versátil y barato pero no siempre es posible sustituirlo en lugar del metal, ya que los metales soportan presiones mucho mayores, procesos a altas temperaturas y sufren mucha menos erosión.

Los plásticos no siempre se pueden usar para transportar o contener fluidos agresivos, aceites, crudo o combustible, y por tanto, tenemos que recurrir a materiales metálicos sin olvidar la prevención contra la corrosión.

Los plásticos no sufren un proceso de corrosión estricto como los metales, pero por supuesto que sufren procesos de degradación y pérdida de propiedades en el medio (aéreo, enterrado o sumergido), lo que puede llevar a un fallo crítico de los mismo.

Contacta con nosotros sin compromiso, nuestro equipo de profesionales te asesorará.
Somos especialistas en anodos de magnesio, anodos de zinc y anodos de aluminio.
Ir arriba