ÁNODOS DE SACRIFICIO PARA HORMIGÓN

IR Corrosión es suministrador oficial en España de los productos de Vector Corrosion Technologies, un proveedor líder de soluciones para le rehabilitación y control de la corrosión del acero en hormigón. Juntos, ofrecemos soluciones rentables de tecnología avanzada para la protección contra la corrosión en hormigón.

 

logo_vector

 

La problemática que normalmente nos encontramos en estructuras de hormigón es que el acero que lo refuerza, se corroe, normalmente por la contaminación con cloruros o por la carbonatación. Cuando el acero del hormigón se corroe, los productos que se generan, producen esfuerzos y presiones que generan grietas, fisuras y delaminación. Si esta corrosión no se controla, el hormigón continuará deteriorándose y podría ocasionar problemas mayores o la necesidad de reemplazar completamente la estructura.

IR Corrosión y Vector Corrosion Technologies ofrecen un amplio abanico de soluciones de acuerdo a la estructura que se necesite proteger y a la necesidad del cliente.

Podemos utilizar esta tecnología en puentes, edificios, estructuras marinas, hormigón con acero post-tensado, etc.

Muchos de los proyectos tratados con ánodos de sacrificio Galvashield® y Galvanode® han sido premiados por el Instituto Internacional de reparación del hormigón.

Nuestra tecnología incluye ánodos de sacrificio para hormigón armado, protección catódica por corriente impresa para hormigón armado, realcalización y extracción de cloruros mediante técnicas electroquímicas, etc.

Los ánodos de sacrificio para hormigón constituyen los sistemas de protección catódica galvanizada localizada. Son ánodos galvánicos a base de zinc que están revestidos en hormigón activado.

Estos ánodos resultan muy interesantes ya que requieren un bajo mantenimiento y son muy efectivos en la mitigación de la corrosión.

GALVASHIELD® XP

Galvashield® XP es el ánodo galvánico original que se ha utilizado durante más de 15 años en las para proteger estructuras de hormigón alrededor del mundo.

 

Estos ánodos están álcali-activados con un pH interno mayor de 14 para mantener el zinc activo durante toda la vida del ánodo.
Una vez instalado el ánodo, éste se corroe evitando así que lo haga la estructura metálica que se quiere proteger.

GALVASHIELD® CC

Los ánodos galvánicos Galvashield® CC se instalan en agujeros taladrados del hormigón para mitigar la corrosión activa

 

Normalmente se colocan en hormigón que tenga buena condición mecánica para restaurar zonas que estén contaminadas por cloruros.

 

Este tipo de ánodo se suelen instalar en “puntos calientes” donde se ha comprobado que hay más corrosión, por ejemplo en balcones, columnas y pilares, puertos, etc.

GALVASHIELD® N

Los ánodos Galvashield® N son los adecuados para la prevención contra la corrosión del hormigón armado en estructuras de nueva construcción.

Se trata de un ánodo con el corazón de zinc y rodeado de un mortero de cemento con una fórmula mejorada.

 

Los ánodos Galvashield® N tienen unos cables de conexión extra largos para permitir que el ánodo esté centrado en la malla y que la distribución de corriente sea mejor.

 

Este tipo de ánodo se suele aplicar en estructuras de hormigón armado de nueva construcción, en estructuras con protección a largo tiempo, en estructuras con condiciones de exposición extremas o en puntos críticos donde se prevé corrosión en el futuro como por ejemplo en juntas de expansión.

GALVANODE® ASZ

Se trata de un sistema de ánodos distribuidos para recubrimientos galvánicos de estructuras marinas, pilotes, puentes, paredes, etc. El sistema se embebe entre capas de hormigón encapsulado dentro de un encamisado.

 

La forma del ánodo, la cantidad de zinc y los componentes eléctricos para la instalación serán personalizados para cumplir con los requerimientos de cada especificación. Normalmente los ánodos son cuadrados, rectangulares o circulares y se pueden suministrar en longitudes de hasta 2,3 metros.

 

Se aplica en puentes y estructuras marinas, ensanchamiento de puentes, encamisado galvánico para columnas y pilares, encamisados de hormigón, etc.

GALVANODE® DAS (Distributed Anode System)

Se trata de un sistema de ánodos distribuidos para recubrimientos galvánicos de estructuras marinas, pilotes, puentes, paredes, etc. El sistema se embebe entre capas de hormigón encapsulado dentro de un encamisado.

 

La forma del ánodo, la cantidad de zinc y los componentes eléctricos para la instalación serán personalizados para cumplir con los requerimientos de cada especificación. Normalmente los ánodos son cuadrados, rectangulares o circulares y se pueden suministrar en longitudes de hasta 2,3 metros.

 

Se aplica en puentes y estructuras marinas, ensanchamiento de puentes, encamisado galvánico para columnas y pilares, encamisados de hormigón, etc.

GALVASHIELD® JACKET SYSTEM

El hormigón y los pilares de acero en un ambiente marino están expuestos a un deterioro por corrosión muy serio. Para la protección de pilares marinos, ofrecemos Galvashield® Jacket System.

 

Estos encamisados pueden proteger contra la corrosión entre 20 y 50 años.

 

Se aplica principalmente en estructuras con alta contaminación de cloruros, pilares de hormigón pretensado, pilares en H, columnas para puentes y estructuras expuestas a químicos.

GALVANODE® CINTA DE ZINC (ZINCTAPE)

Este tipo de ánodo se suministra en forma de cinta auto-adhesiva. Ofrece una barrera y una protección de las estructuras metálicas atmosféricas en ambientes agresivos.

 

Galvanode® Zinctape es una tira de zinc puro de alta calidad con un adhesivo conductivo que crea un par eléctrico entre la superficie del metal y la cinta de zinc. Los rollos son, normalmente de 50m y vienen en anchuras de 75mm, 150mm o 300mm.

 

Este tipo de cinta se suele utilizar en albañilería, postes de luz, estructuras marinas, tuberías, tanques industriales, bisagras y lugares de conexión, etc.

GALVANODE® VP

El ánodo galvánico embebido Galvanode® VP, utiliza un diseño innovador del núcleo de zinc rodeado por un mortero cementicio especialmente formulado para mitigar la corrosión a las estructuras de concreto.

 

Estos ánodos son haluro-activados (Tipo H) para mantener activo el zinc durante la vida del ánodo. Una vez que se ha instalado, el corazón de zinc se corroe mitigando la corrosión de las estructuras adyacentes.

 

Se utiliza para mitigar la formación de ánodos cuando se parchea una estructura; también se utiliza cuando hay que modificar alguna parte de la estructura de hormigón.